La muerte siempre llega de manera imprevista y en muchas ocasiones nuestros familiares no avisan o no dejan los documentos a la mano de su seguro de vida, y si esto se deja pasar, podrías perder este beneficio para ti.


Para que sepas si eres beneficiario de un seguro de vida, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) tiene un servicio llamado SIAB VIDA, donde puedes solicitar la información a través de las subdelegaciones regionales o también por internet.


En caso de que hayas resultado beneficiario, se te dará información del nombre de la aseguradora, así como la vigencia y número de póliza del seguro de vida.


Además, deberás entregar la siguiente documentación:

  • Identificación oficial.
  • Oficio derivado de la solicitud de SIAB VIDA.
  • Copia certificado por el Registro Civil del Acta de Defunción del asegurado.
  • En caso de muerte accidental, copia certificada de las actuaciones del Ministerio Público.
  • Documento que acredite parentesco con el asegurado.